La campana extractora es el elemento de la cocina más tedioso de limpiar y, a la vez, los que más se ensucian debido a la acumulación de grasa que se genera al cocinar. Los expertos recomiendan su limpieza regular con una frecuencia de máxima de tres o cuatro meses, así como un mantenimiento periódico.

A continuación, te mostramos los pasos básicos a seguir para la limpieza de la campana extractora.

Pasos a seguir

Todas las campanas extractoras que existen en las cocinas actuales, en su mayoría de acero, contienen unos filtros que deben de cambiarse con asiduidad. Si tu campana tiene un filtro sucio, aunque la limpies, es como si estuviera sucia. Para realizar una limpieza profunda, haz lo siguiente:

  • Quita los filtros y límpialos con un jabón quitagrasa pasándoles el estropajo. Si ves que están demasiado sucios cámbialos, los metálicos se pueden incluso meter en el lavavajillas, mientras que los de carbón se deben cambiar cada año
  • Pásale una esponja humedecida, estropajo o paño húmedo con quitagrasa por el interior de la campana. Puedes humedecer con un poco de amoníaco, que ayuda a desincrustar la grasa de manera óptima. Procura no mojar el motor
  • Seque los restos con un paño de microfibra (recomendable) o papel que sea impermeable. La mejor opción son las denominadas bayetas ecológicas, los estropajos pueden dañar la campana
  • Limpia el exterior de la campana con un estropajo que no raye y líquido antigrasas
  • Coloca los filtros que has lavado cerciorándote de que estén bien secos. Es muy peligroso colocarlos humedecidos

5 Trucos caseros para limpiar la campana extractora

Además de los métodos tradicionales, puedes seguir estos 5 trucos caseros que garantizan, según las abuelas, que tu extractor quede en perfecto estado de revista.

1.Coloca una olla con zumo de limón

Coloca una olla con agua y zumo de limón y déjalo hervir con la campana encendida durante 15-20 minutos. El vapor desprendido por el cítrico ayudará a que la grasa salga más fácilmente.

2. Papel de cocina para el exterior

Desenchufa la campana extractora y limpia los restos de grasa sobrante con papel de cocina o un paño humedecido. A continuación, desmonta todas las piezas (filtros, extractor, etc)

3. Agua y amoníaco para el interior

Pásele al interior de la campana un paño humedecido con agua y amoníaco. Limpia con mucha precaución la zona del motor. Sirve el jabón de fregar los platos

4. Un cepillo para las rejillas

Limpia las rejillas con un cepillo para que quitar la grasa de todas las esquinas, sin dañarlas. Las piezas metálicas que se puedan meter en el lavavajillas, colócalas con un programa corto o ecológico. Aprovecha siempre para cambiar los filtros. Los de carbón recuerda que no se lavan y deben mudarse anualmente.

5. Coloca las piezas

Una vez comprobado que todo está seco, coloca las piezas de nuevo y repasa la campana con un paño húmedo sin necesidad de utilizar ningún producto.

Limpieza de mantenimiento

Las campanas extractoras no necesitan que sigas estos pasos todos los días (nos faltaría tiempo), sino que es suficiente con unas mínimas tareas de mantenimiento.

Después de cocinar, pasa una bayeta humedecida con líquido lavaplatos por la parte externa y seca con un paño demicrofibras. Para la parte interna, basta con limpiarla una vez  a la semana con un líquido específico para campanas extractoras.

Como puedes ver, la limpieza de campanas extractoras no es una tarea díficil y con un poco de empeño ayudará a que tu cocina sea más duradera.

Fuente: mediatrends.es

Realizado por CLMTIC

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies