Sin darte cuenta, cada día te enfrentas a entornos donde hay multitud de virus y bacterias. Incluso en vacaciones tu sistema inmunitario sigue trabajando a diario para defender a tu cuerpo frente a estos patógenos. ¿Sabes cómo puedes reforzar tus defensas?

Para funcionar correctamente, tu sistema inmunitario necesita una dosis diaria de ciertas vitaminas y minerales, que puedes aportarle con tu alimentación. Pero, a veces, el ajetreado estilo de vida que llevamos hace que sea difícil obtener lo que el cuerpo necesita sólo a través de la dieta.

Un aporte combinado de vitamina C y zinc constituye un buen aliado para tus defensas. La vitamina C actúa sobre un primer nivel de defensas, cuando el organismo detecta una amenaza y responde para ingerir y destruir el material extraño. El zinc actúa sobre un segundo nivel de defensa, más sofisticado, en el que intervienen células específicas que reconocen el tipo de amenaza concreta.

Por eso, la combinación de estos dos micronutrientes, la vitamina C y el mineral Zinc, son un buen tándem defensivo.

Hay otras acciones que puedes llevar a cabo para mantener a tu sistema inmune en buena forma:

  • Intenta seguir una dieta sana y equilibrada. En cuanto a la vitamina C, puedes encontrarla en los cítricos; y el zinc, en las ostras, los cacahuetes y el chocolate.
  • Hacer ejercicio con regularidad ayudará a tener un cuerpo tonificado y a mantener tus defensas en forma.
  • Intenta tomarte tiempo para relajarte y dormir mucho. Eliminar el estrés y tener un sueño reparador ayudarán a tu organismo a funcionar mejor.