• Los árboles, arbustos, trepadoras y rosales se podan en invierno, pero a lo largo del año también se pueden y se deben hacer intervenciones ligeras para eliminar elementos indeseables como:

    – Ramas secas, rotas, enfermas.

    – Ramas que estorben el paso de personas.

    – Ramas que hayan crecido mucho (chupones).

    – Rebrotes que hayan podido surgir desde la misma raíz.

    – Flores y frutos pasados.

    – Ramas que hayan salido totalmente verdes en las plantas variegadas. Si no lo haces, irá perdiendo el variegado amarillo o blanco de las hoja

 

  • Hacer la poda en invierno de árboles y arbustos de hoja caduca resulta menos debilitante puesto que NO se eliminan hojas y se no se reduce por tanto su capacidad fotosintética.
  • Un aspecto positivo que tiene podar en primavera o verano es que los cortes cicatrizan más rápido que en invierno; pero cuidado con las especies que “sangran” mucho.
  • Se dice que podar los árboles, frutales, rosas y arbustos en luna vieja o menguante, favorece una profusión de flores y frutos. Y cuando se quiere un mayor desarrollo vegetativo, crecimientos más fuertes, se poda durante luna nueva o creciente.

 

  • Ventajas de la época de poda en invierno

    – Resulta menos debilitante para el árbol al no eliminar hojas (si es caduco).

    – La estructura de ramas se ve mejor sin hojas y facilita la poda.

    – Sale menos volumen de ‘forraje’.

    – En invierno hay menos trabajo en el jardín.

    – En primavear o verano hay riesgo en especies que “sangran” mucho por los cortes.

Realizado por CLMTIC

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies