Además de las propias de la Semana Santa , de las que vamos a disfrutar estos días, vamos a hablar aquí de otro tipo de procesión completamente distinta. Nos referimos a la protagonizada por la especie Thaumetopoea pityocampa, un insecto lepidóptero que en su fase de oruga infesta los pinos, del sur de Europa y bosque mediterráneo y que ahora está en su época más peligrosa.

Es característica su forma de desplazarse, en fila, a modo de procesión (motivada por la ceguera de la oruga durante toda su vida) y supone un peligro por sus pelos altamente urticantes, especialmente para niños y animales domésticos.

Este insecto puede alcanzar altos niveles de población y pueden causar daños importantes en los árboles, por lo que es conveniente tratarlos en su fase más temprana.

El ciclo de vida de esta especie es endémico, siendo imposible acabar con ella, siendo necesario actuar año tras año. La procesionaria afecta a todos los pinos, grandes y pequeños, jóvenes o viejos. Las orugas se alimentan de las acículas de los pinos. Por esta razón los nidos se encuentran en los extremos de las ramas, que es la parte más tierna del árbol.

El peligro para el árbol está en la posibilidad de que se coman los puntos de crecimiento, lo que le afecta en el mismo, corriendo peligro hasta de morir, si se llegan a comer todos.

En las personas provocan urticarias si la piel o mucosas entran en contacto con los filamentos blancos a modo de pelos que tienen las orugas. En los animales domésticos, especialmente en perros y gatos, la intoxicación por el contacto con la procesionaria puede resultar muy grave e incluso mortal.

Si se observan bolsas en los pinos o se ven las procesiones en hilera de estos insectos es necesario actuar.

La mejor manera de prevenir su proliferación es atacando los nidos, bolsones con larvas en su interior. Su apariencia se asemeja a un algodón de azúcar. El método consiste en cortar estas bolsas para apilarlas e incinerarlas. Esta técnica requiere de medios de elevación para llegar a los bolsones larvarios y retirarlos.

La aplicación mediante fumigación de químicos fitosanitarios es eficaz, aunque menos aconsejable. Es ya en la fase de oruga cuando está indicada la fumigación.

En Nexter ofrecemos ambos servicios, con excelentes resultados en la prevención y eliminación de larvas y orugas.

Consulte con nuestro departamento de Garden si observa nidos de procesionaria en sus pinos, o la temida procesión de orugas. Nosotros nos encargamos de ellas, eliminando los riesgos para los árboles, personas y animales.

Realizado por CLMTIC

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar y evaluar la navegación. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra "Política de Cookies".

ACEPTAR
Aviso de cookies